Cueva del Moro

Representa el Santuario Paleolítico más meridional del continente europeo. En su interior se encuentran varios grabados de caballos, entre los que destaca el de una yegua preñada y uno de un ciervo, junto con otros signos y pinturas rupestres de color rojo. Todos están agrupados alrededor de una formación natural que se asemeja a la cabeza de un caballo en alto relieve. Las figuras más antiguas, descubiertas por Lothar Bergmann, tienen una edad de 20.000 años (Solutrense) y son incluso más antiguas que las pinturas rupestres de bisontes de la mundialmente famosa Cueva de Altamira.
El hecho de que no se hayan encontrado restos arqueológicos en esta cueva (ni útiles, ni armas, ni cerámica, ni basura) hace pensar que fuera un santuario, un lugar sagrado. De esto se deduce, que las pinturas no están hechas por amor al arte, sino que son testimonio del complejo mundo religioso y social y prueba de la espiritualidad del hombre prehistórico que las realizó. La mayoría de los investigadores piensan hoy que estas cuevas nunca fueran utilizadas como habitaciones, sino que sirvieron a los pobladores de la región para sus ritos estacionales, nupciales y funerarios. La cueva, dado su alto valor arqueológico, se encuentra cerrada con una reja que permite observar las pinturas al tiempo que la protege de posibles actos vandálicos realizados por excursionistas desaprensivos.

  • Municipios: Tarifa
  • Época del año: Todo el año

Añadir comentarios